Octavio Paz; El laberinto de la soledad (Fragmento)

Para el habitante de Nueva York, París o Londres,
la muerte es la palabra que jamás se pronuncia porque quema los labios.
El mexicano, en cambio,
la frecuenta, la burla, la acaricia, duerme con ella, la festeja,
es uno de sus juguetes favoritos y su amor más permanente.

[Octavio Paz; El laberinto de la soledad]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s