Apuntes de Filosofía: Estructuralismo.

De repente y sin razón manifiesta, se cayó en la cuenta de que nos habíamos alejado demasiado de la generación anterior, de la generación de Sartre y de Merleau-Ponty, de la generación de ‘Les Temps Modernes’, que había sido la norma de nuestro pensamiento y el modelo de nuestra vida. Habíamos tenido a la generación de Sartre por una generación valiente y generosa, que había optado apasionadamente por la vida, la política y la existencia. Nosotros, en cambio, hemos descubierto para nosotros algo diferente, una pasión distinta: la pasión por el concepto y por lo que yo llamaría ‘el sistema’. La ruptura tuvo lugar cuando Lévi-Strauss, hablando de las sociedades, y Lacan, del inconsciente, señalaron que el ‘sentido’ probablemente no es más que un efecto de la superficie, como una espuma; que lo que más profundamente nos penetra, lo que existe antes que nosotros, lo que nos sostiene en el tiempo y en el espacio es precisamente el sistema. El ‘yo’ está destruido -basta pensar, por ejemplo, en la literatura moderna-; ahora se trata de descubrir el ‘hay’. Hay un ‘se’, un impersonal. Así volvemos en cierta manera al punto de vista del siglo XVII, aunque con una diferencia: Lo que se pone en lugar de Dios no es el hombre, sino un pensar anónimo, un conocimiento sin sujeto, algo teórico sin ninguna identidad. (Declaraciones de Michel Foucault a Madeleine Chapsal, en «Alternative», 66/1969.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s